evaluacion neuropsicofisiológica livant

EVALUACIÓN NEUROPSICOFISIOLÓGICA

La evaluación neuropsicofisiológica es fundamental para comprender las alteraciones en la función cerebral. Se trata de una técnica de exploración funcional del sistema nervioso central (SNC) mediante la cual se obtiene el registro de la actividad eléctrica cerebral en tiempo real. Permite analizar la actividad cognitiva, la cual implica varias funciones que están involucradas en:

  • Identificar nuestro entorno
  • Comprender
  • Analizar
  • Razonar
  • Integrar
  • Imaginar
  • Entre otras

 

Lo anterior es esencial para realizar una valoración precisa de la integridad de la función cognitiva, las vías sensoriales y motoras mediante datos objetivos, sensibles, confiables y seguros. Esto nos permite detectar alteraciones presentes en cualquier región de la corteza cerebral, así como valorar la interacción funcional entre éstas y aunado a la clínica del paciente, lograr integrar un diagnóstico preciso.

 

Para realizar la evaluación completa es indispensable hacerlo en vigilia, ya que algunas pruebas requieren analizar funciones que no pueden ser estudiadas durante el sueño. Algunas de las pruebas, como el electroencefalograma y la P300, nos pueden dar la información requerida en ese estado o durante el sueño, incluso durante estados de coma.

 

Características del estudio:

  • Indoloro y no invasivo
  • Se colocan electrodos de superficie adheridos al cuero cabelludo por un gel conductor
  • Duración aproximada de 45 minutos (o menor cuando no se realizan todas las pruebas)
  • Se puede realizar en pacientes de cualquier edad

 

La evaluación neuropsicofisiológica consta de la siguiente batería de pruebas:

-Electroencefalograma (EEG)

-Potenciales Relacionados a Eventos

-P300

-Análisis de coherencia durante P300

*En algunos pacientes sólo se realizan las pruebas que son requeridas de acuerdo al cuadro clínico o que el paciente es capaz de realizar.

 

Electroencefalograma (EEG)

Es la prueba básica para la detección de actividades anormales como actividad lenta, paroxismos o actividad epileptiforme, la cual se relaciona con epilepsia, pero que se encuentra presente hasta en un 15% de la población que no sufre epilepsia.

Dicha actividad epileptiforme, en general, se relaciona con deficiencia de la actividad de neuronas inhibitorias o GABAérgicas, especialmente el tipo chandelier -o candelabro-.

 

Hay que resaltar que la información que aporta el EEG no está limitada al campo de la epilepsia. Es posible obtener una gran cantidad de información clínicamente relevante del EEG en patologías no epilépticas, en migrañas, accidentes isquémicos cerebrales, encefalopatías, traumatismos craneoencefálicos, infecciones del sistema nervioso central, entre otras.

 

Por otra parte, debido a que no se le presenta al paciente algún estímulo ni se requiere de la realización de alguna tarea, el EEG es incapaz de valorar la función cognitiva; para poder hacerlo, se requiere ejecutar el resto de las pruebas. 

 

Potenciales Relacionados a Eventos (PRE)

El análisis de la actividad cognitiva requiere de los potenciales relacionados a eventos (PRE); estas son pruebas neurofisiológica que miden el voltaje -o la potencia- durante la realización de tareas que demandan esfuerzo. Se trata de fluctuaciones en el voltaje del EEG provocadas por sucesos sensoriales, motores o cognitivos, por lo que se requiere la presentación de un determinado tipo de estímulo o la realización de alguna tarea para que se presenten cambios en el EEG; estos cambios adoptan la forma de picos y nos informan acerca de los procesos cognitivos que subyacen.

 

Los potenciales relacionados a eventos son fundamentales para evaluar la actividad cerebral durante tareas de:

  • Atención
  • Memoria verbal
  • Memoria visoespacial
  • Generación de ideas o flexibilidad mental
  • Comprensión oral
  • Comprensión de lectura
  • Procesos lógico-matemáticos
  • Planeación de movimientos
  • Visomotricidad
  • Procesos emocionales

 

Estas evaluaciones, por lo tanto, contribuyen importantemente en el diagnóstico de alteraciones como déficit de atención, trastorno bipolar, problemas de aprendizaje, alteraciones neuromotoras, etc.

 

P300

La P300 es probablemente la prueba más importante de este grupo; en esta presentamos al paciente un estímulo auditivo y definimos un segmento del EEG. Dentro de ese segmento habrá cambios en el potencial eléctrico cerebral relacionado específicamente con el estímulo, por lo que constituye uno de los potenciales evocados y  contribuye a la valoración de la función cognitiva y la identificación de alteraciones en diferentes regiones, especialmente de la corteza cerebral que se presentan en distintas enfermedades como autismo, eventos vasculares (infartos), traumatismos y otros tipos de daños o malformaciones.

 

Análisis de coherencia durante la P300

Este es necesario para conocer la interacción funcional entre regiones de la corteza cerebral, la cual se pierde en lesiones cerebrales de distintas causas, debido a la disminución de axones entre las regiones. Lo anterior genera desconexión parcial o total, la consecuente pérdida de interacción y un déficit funcional resultante. Estas conexiones forjan la comunicación entre las regiones, lo cual no solo depende de las neuronas piramidales, que son las generadoras de los axones que realizan la conexión, sino también de su contraparte reguladora, las neuronas GABAérgicas tipo basket cell -o en canasta-, las cuales son inhibidoras y están encargadas de apagar la transmisión a través de las conexiones, acción fundamental para poder enviar nuevos paquetes de información.

El déficit de este tipo neuronal conlleva a no poder apagar la transmisión y esto genera trastornos importantes, como los que aparecen en el tipo más frecuente de esquizofrenia, pero que también pueden ser generados por evento exógenos que afecten a la población de neuronas inhibidoras.

 

 

REFERENCIAS

  • Núñez Peña, Isabel, et al. “Potenciales Evocados Cerebrales En El Contexto De La Investigación Psicológica: Una Actualización.” Anuario De Psicología, vol. 35, no. 1, pp. 3–21.
  • Ramos-Argüelles, F., et al. “Técnicas Básicas De Electroencefalografía: Principios y Aplicaciones Clínicas.” Anales Del Sistema Sanitario De Navarra, vol. 32, no. 3.
  • Ricardo Garcell, Josefina, & Rueda Medina, Walfred. Electroencefalograma y potenciales relacionados con eventos en el trastorno obsesivo compulsivo. Salud mental32(2), 173-181.